Aspectos lingüísticos y de escritura

  • El objeto de los artículos publicados en Mundo Histórico es dar a conocer las últimas investigaciones sobre diferentes aspectos de la historia. Por ello, y con el fin de facilitar la comprensión del lector, el empleo del idioma ha de ser claro, conciso y fluido.
  • En lo referente a la lengua, se dará prioridad al castellano. Por tanto, la ortografía obligatoria será la vigente en la última edición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua (DRAE).
  • En los casos en que se deban incluir palabras extranjeras sin una traducción exacta al castellano, éstas se escribirán en cursiva. Y siempre con el género y la acentuación que posean en el idioma original. Además, dicho tipo de letra –la itálica– no se utilizará únicamente en los neologismos. También se empleará en los “alias vulgares” y en los apodos, así como en los títulos de periódicos, libros, películas, canciones u obras de teatro que se mencionen en el artículo.
  • Las siglas, en cambio, siempre se escribirán en redonda. Nunca en cursiva.
  • Si por exigencias de la investigación, la persona autora o autoras incluyen vocablos poco frecuentes –debido a su tecnicismo–, habrán de aclarar su significado.
  • Se recomienda emplear los verbos en voz activa y en pasado, ya que la historia siempre es pretérita. Al mismo tiempo, se desaconseja el presente mayestático, debido a que puede generar confusión.
  • El investigador no es el protagonista de lo que se cuenta. Lo relevante es el contenido del trabajo. Por ello, se evitará la primera persona tanto del singular como del plural. La escritura impersonal siempre será la forma aceptada.
  • La exactitud es el leitmotiv de Mundo Histórico. En consecuencia, y a nivel lingüístico, se apostará por los datos concretos. Por esta razón, hay que huir de expresiones indeterminadas, como «varios», «algunos», «unos cuantos» …
  • Las oraciones tenderán a la gracilidad, evitándose la subordinación. De hecho, la estructura básica que siempre se respetará en la construcción gramatical será la de «Sujeto + Verbo + Predicado».
  • En cuanto a la estructuración del texto, éste se dividirá en párrafos. Cada uno de ellos debe desarrollar una única idea. En este sentido, las primeras frases contendrán la explicación del concepto, mientras que –en el segundo tramo– se intentará exponer un ejemplo que fundamente lo relatado anteriormente.
  • En aras de una mayor claridad y comprensión, el párrafo no superará las 150 palabras. Es una extensión suficiente para desarrollar la idea que se quiera incluir en el mismo.
  • Además, la totalidad de los párrafos se caracterizarán por su claridad, precisión, corrección e integridad. Al mismo tiempo, entre las diferentes unidades textuales deberá existir una unidad y coherencia, con el fin de construir un artículo con un discurso lógico y estructurado.
  • En el caso de que se utilicen fuentes orales, no se reproducirán los defectos de dicción o idiomáticos de la persona consultada –salvo que sean imprescindibles para la contextualización de su alocución–. Asimismo, tampoco será posible variar las palabras proferidas por la fuente, excepto que se realicen matizaciones que no afecten al sentido de lo narrado. La finalidad de la entrevista científica es dar a conocer las opiniones e ideas de la fuente entrevistada, nunca las del entrevistador.
  • No se permitirá ninguna manipulación de las fotografías o ilustraciones, salvo que sea imprescindible desde el punto de vista técnico. Asimismo, no se publicarán las imágenes con contenidos desagradables, excepto que su contenido se constituya como indispensable para la comprensión del contenido del artículo.
  • En caso de que se incluyan gráficos, tablas o infografías en el trabajo, se primará la claridad sobre la creación artística. Lo fundamental es la transmisión del mensaje, no que el resultado quede estético.
  • Por último, se insta a la persona investigadora a utilizar un lenguaje inclusivo y no sexista, sin caer en las continuas repeticiones de masculino y femenino, buscando sustantivos o adjetivos genéricos. Recomendamos que se haga una breve lectura de la Guía para un discurso igualitario en la Universidad de Alicante o la Guía para el uso no sexista de la Lengua Castellana y de imágenes en la UPV/EHU, ambas disponibles online en las unidades de igualdad de sendas universidades.